“CONCEPTOS” CONDUCCIÓN

“CONCEPTOS” CONDUCCIÓN

Antes de comenzar a describir esta acción técnica, es importante que los formadores de categorías base conozcamos qué es la técnica individual.

La técnica individual es aquella que está relacionada con todos los gestos técnicos que puede aprender, desarrollar y perfeccionar de forma individual un jugador para su puesta en práctica en el juego. Este tipo de técnica tiene mucha importancia y gran parte del trabajo que se realiza en el entrenamiento se basa en adquirir automatismos necesarios para que posteriormente pueda ser eficaz en el juego. Hay que tener en cuenta que los automatismos se refieren a repeticiones técnicas, pero nunca tácticas.

Por otra parte, también es importante conocer qué es la técnica colectiva. Dicha técnica se describe como las acciones que consiguen enlazar dos o más jugadores de un equipo buscando siempre el beneficio del conjunto mediante una eficaz finalización de la jugada. Para ello, es necesario un entendimiento entre los miembros del equipo desde la técnica individual propia de cada uno. Si el ámbito individual funciona bien en unos, pero no en otros jugadores, estaremos dotando al juego de acciones inconexas y discontinuas faltas de sentido y coherencia. Por ello, la técnica se entrena de forma individual y grupal ya que los deportistas deben ajustar la suya a la táctica colectiva del equipo para que ambas sean eficaces y útiles para el equipo.

Todos estos aspectos técnicos deben ser aprendidos y ejecutados en las edades de iniciación y tecnificación, además de las habilidades motrices coordinativas, para que posteriormente en edades más avanzadas el progreso y la mejora individual de los jugadores sea mucho más rápida y eficaz.

 Nuestra obligación como formadores es no adelantar fases de formación a los jugadores para evitar al máximo casos en los que en jugadores en fase de especialización edades comprendidas sub 13-14-15 que es cuando debemos comenzar a trabajar sistemas de juego ofensivos y defensivos no sepan ni tan siquiera realizar una conducción o un control en movimiento, y debamos adaptar nuestros entrenamientos a niveles de iniciación.

En la fase de tecnificación es frecuente que los jugadores realicen un 2×1 o que sean capaces de realizar una rotación, pero si nos hemos saltado la fase de iniciación dando prioridad a otros aspectos del aprendizaje, es prácticamente IMPOSIBLE que puedan hacerlo. Si en algún momento nos encontramos con algún jugador en esta situación, lo que deberíamos hacer es adaptar el entrenamiento a un nivel que todos los jugadores lo puedan realizar, además de intentar ayudar a dichos jugadores a mejorar en aspectos técnicos corrigiendo y explicando detalladamente cada acción. También, si tenemos la posibilidad, para que el progreso del jugador sea más rápido podríamos añadir un ENTRENAMIENTO ESPECÍFICO para este jugador.

En fases de iniciación y tecnificación la carga de trabajo técnica debe ser prioritaria, olvidándonos de lo táctico. En estas etapas es fundamental no dejar de trabajar el aspecto técnico, en cada uno de los entrenamientos.

La conducción se trata de la acción técnica ofensiva mediante un jugador al desplaza el balón por el terreno de juego a través de toques consecutivos, procurando mantener el control sobre el mismo todo el tiempo. Para iniciar esta acción técnica en la fase de iniciación, debemos tener dos normas claras y que constantemente debemos corregir y recordar a nuestros jugadores, estas son: conducir con la cabeza levantada, y siempre llevar el balón pegado al pie.

En la fase de iniciación debemos trabajar la lateralidad, es decir ser capaces de dominar las mismas acciones con ambas piernas, para que después en fase de perfeccionamiento, o de rendimiento los jugadores sean capaces de dominar dentro del juego todas las acciones que se puedan llevar a cabo, como por ejemplo conducir con la pierna más alejada del defensor sea con la dominante o no.

TIPOS DE CONDUCCIÓN DE BALÓN.

La conducción de balón se puede clasificar según la trayectoria de la pelota, la presencia de adversarios y la superficie de contacto entre el jugador y el balón.

DEPENDIENDO DE  LA TRAYECTORIA DE LA PELOTA.

Este tipo de conducción de balón puede realizarse de manera lineal, en zigzag, en curva y haciendo giros.

DEPENDIENDO DE LA PRESENCIA DE ADVERSARIOS.

En la conducción de balón con adversarios el jugador tiene que poner en práctica la protección del mismo, la cual variará según donde se ubique. Este tipo de conducción puede ser lateral, dorsal, sin oponente y frontal.

DEPENDIENDO DE LA SUPERFICIE.

  • Interior: la conducción de balón utilizando el interior del pie es quizás la de las primeras acciones que se debe enseñar a los jugadores. A pesar de ser más lenta que las demás, lo cierto es que para el futbolista resulta muy fácil de llevar a cabo, ya que se trata de una superficie de contacto bastante amplia. Para realizar correctamente la conducción de balón interior, se tiene que girar un poco la cadera cada vez que se golpee la pelota de manera suave. De esta forma se consigue llevarla en línea recta. Además esta conducción en fase de perfeccionamiento hacia arriba se suele usar cuando se fija a un rival en banda.

  • Empeine exterior e interior: ambas zonas son las más utilizadas por los jugadores, pero también son las que mayor dificultad presentan a la hora de su aprendizaje. Esta complicación surge cuando se alterna continuamente entre estas dos superficies de contacto con el fin de intentar evitar que la pelota no siga la trayectoria deseada. Para llevar a cabo la conducción correctamente se deben dar toques al balón tanto con el empeine exterior como con el interior de manera alternativa.

  • Planta del pie: por norma general, la conducción tiende a ser lateral, menos en las situaciones que el jugador conduce de espaldas. Una de las principales ventajas de utilizar la planta del pie para la conducción de balón es la seguridad que proporciona al jugador, ya que dispone de una gran superficie de contacto, además de poder salir hacia cualquier dirección y de tener el balón muy protegido.

Muchas veces a la hora de diseñar tareas y juegos para el trabajo de la conducción solemos buscar normas o pautas mucho mas rebuscadas cuando realmente, la norma principal para que se pueda generar la conducción es diseñar tareas con toques libres, a partir de ahí podemos introducir opciones mucho más interesantes. A continuación os cito algunas:

  • Rebasar líneas para que sea gol.
  • Solo permitir el cambio de zonas con gol.
  • No permitir pases, que solo haya conducciones en partido (preferiblemente con defensa individual).
  • Solo poder pasar el balón a partir de una zona.
  • Solo poder pasar el balón cuando se levante la cabeza.
  • Pasar el balón solo hacia atrás y avanzar conduciendo.

A la hora del diseño de tareas debemos saber que características tiene nuestro equipo y ajustar las normas en las tareas que vayamos a crear.

SUSCRÍBETE

Regístrate GRATIS, accede a contenido exclusivo y entérate el primero de las últimas novedades de la web

A %d blogueros les gusta esto: